EL DESARROLLO NO PUEDE CONSISTIR SOLAMENTE EN EL USO, EN EL DOMINIO Y EN LA POSESIÓN INDISCRIMINADA DE LAS COSAS Y DE LOS PRODUCTOS DE LA INDUSTRIA, MÁS BIEN EN EL SUBORDINAR LA POSESIÓN, EL DOMINIO Y EL USO A LA SEMEJANZA DEL HOMBRE Y A SU VOCACIÓN A LA INMORTALIDAD.

De “Sollicitudo rei socialis – El auténtico desarrollo humano” – Giovanni Paolo Secondo.

 

Porqué una carta de principios de TUUM

Podrá parecer extraño que una empresa tenga una carta de principios y podrá parecer aún más extraño que sea puesta de manifiesto. En el fondo, todo lo que nos rodea ya es objeto de una reglamentación y no sentimos la exigencia de otra “regla”.

Talvez, luego de haber leído el contenido podrá no parecer tan extravagante y estamos convencidos de que muchos terminarán por reconocerse en las mismas motivaciones.

A nosotros nos queda el honor de haberlas explicitado.

Nosotros pensamos que el trabajo del hombre no finaliza solo con la satisfacción de las necesidades primarias para sí mismo y para la propia familia, con mayor razón en un contexto como aquel occidental en donde, hasta hoy y para la gran mayoría de la población, los bienes que satisfacen las nececesidades primarias son fácilmente obtenibles. La creciente posibilidad de disponer de recursos económicos permite, por lo demás, satisfacer necesidades que no son primarias (viajes, segundas casas, autos de lujo, etc…) y el trabajo del hombre no puede tener la finalidad de satisfacer estas otras necesidades, a pesar de que la expectativa de tales satisfacciones no pueda y no deba ser considerada negativa desde un principio.

Anteponiendo esto, nuestra convicción es que el trabajo realice al hombre por completo para que le permita interactuar con el resto de la humanidad y ponga al servicio de los demás sus propios talentos y los haga madurar, para sí mismo como para los otros.

La empresa debe ser el lugar en donde el hombre trabaje para sí mismo y para el bien de los demás hombres, pero solo si su labor se inspira en los principios de compartir, de la solidaridad, de la belleza, del respeto por las reglas y por el ambiente alrededor, sea social o solo geográfico, y de dejar a un lado lo que es más conveniente o más rentable si esto va en contra de tales principios.

En este sentido, la empresa es ya de por sí un valor que debe ser respetado, cuidado y valorado.

De tal manera, la recompensa por el trabajo bien hecho no será solo material – la justa recompensa – más bien el reconocimiento de que el fruto de su esfuerzo está bien hecho, “con las reglas del arte” con tal de gratificar al “otro” en su legítima expectativa.

En definitiva, se trata de una acto de entrega recíproca.

Esta es nuestra filosofía a la que llamaremos “carta de principios” o que podríamos indicar como nuestro ” documento de identidad”, pues no tememos evidenciar lo que sentimos que es justo y que queremos declarar.

Entonces le pedimos a todos aquellos que giran en torno al mundo TUUM el derecho/deber de hacerse parte de un proyecto compartido que evoca el concepto de VALOR en el sentido más antiguo del término, es decir del correcto reconocimiento de aquello que es BUENO y de aquello que es MALO, lo que en primer lugar es dañino para el hombre y, por lo tanto, para la sociedad misma.

El nombre TUUM evoca el valor de pertenecia común de voluntad y representa por completo el valor de la empresa.

¡¡Guau!! ¿Esto es TUUM ?


 

Los valores en los cuales creemos

RESPETO

TUUM pretende respetar, por sobre todo, a la persona como tal, su dignidad, su irrepetible individualidad, fuera y dentro del lugar de trabajo; con consideración por sus inclinaciones y predisposiciones, facilitando y contribuyendo, en compatibilidad con los demás, a una distribución del tiempo que le facilite su realización dentro y fuera de la empresa. Esto conllevará al respeto por la empresa, por la familia natural, por la amistad y por la tradición.

LIBERTAD

Para TUUM la libertad es el valor fundamental, pero no en el sentido de la voluntad, más bien de la toma de la responsabilidad en su acepción original. La libertad se relaciona con la capacidad de movimiento de los propios actos, de la responsabilidad y el respeto por sí mismos, de la valoración por nuestra fuerza y nuestra potencia. Libertad es la cantidad de energía que somos, con la conciencia de que no lo podemos todo.

OLTREDAD

La otra dimensión en la cual se cumple la libertad es la oltredad, es decir, la relación con el otro. En la responsabilidad, (dae “respondeo” en latín) se debe responder al otro. Entoncesa la dimensión del valor de la libertad es la aceptación de la responsabilidad recíproca. TUUM debe poder conjugar la libertad con la oltredad, la responsabilidad y el esfuerzo hacia los demás. Por lo tanto el modo a través del cual TUUM puede crearse una ética de repactar constantemente las posiciones, teniendo en cuenta estas dos dimensiones de fondo: libertad y oltredad.

SOLIDARIDAD

TUUM se esfuerza por practicar la solidaridad, entendida como una ocasión para conjugar la rentabilidad con las necesidades impresindibles de quienes comparten sus valores.

Al asumir la misma dignidad entre todos los colaboradores, cada uno está comprometido de forma particular a entregar su propia contribución para ayudar a quien se encuentre en momentos de dificultad a causa de un problema relacionado con la condición física, sicológica o social. Esto, naturalmente, nos lleva a soñar con otros proyectos de solidaridad de mayor alcance. Es por esto que TUUM se esfuera por compartir sus frutos con iniciativas merecedoras de ser ayudadas a través de un camino de crecimiento recíproco, con la conciencia de que la satisfacción de las necesidades de las personas menos afortunadas constituye una obligación moral ineludible.

RESPONSABILIDAD

En un contexto social cada vez más caracterizado por el “todo y rápido” en el cual se desean resultados sin esfuerzo y sin aceptación de responsabilidad, TUUM quiere reafirmar que cada uno es responsable de las propias acciones. La conciencia de la responsabilidad por nuestras acciones nos obligará a adecuarnos al bien común con la misma simplicidad con la que muchos pequeños torrentes van a alimentar a un imponente curso.

Esta misma lógica nos lleva a afirmar que a cada derecho reclamado le corresponde un deber hacia la colectividad.

LEGALIDAD – HONESTIDAD INTELECTUAL

TUUM se diferencia del prevalente clima de illegalidad difundido en una sociedad que pareciera privilegiar las artimañas con fines personales y la deshonestidad. En primer lugar, legalidad significa respeto por las reglas, dentro y fuera de la empresa.

  • Dentro de la empresa TUUM pretende como primer punto proteger y respetar el proyecto como idea fundadora, a través de la inadmisibilidad de conductas reiteradas por parte de colaboradores, dependientes, clientes o proveedores que puedan generar daño a la empresa, ya sea sea en términos de producción, comercial o de imagen, o que se alejen de las ideas fundamentales de TUUM.
  • Más en general, mirando hacia el horizonte, TUUM quiere hacer del respeto por las reglas una forma de contribuír a superar este difícil momento social, determinado precisamente por una pérdida generalizada y reiterada del respeto por cada regla y valor fundamental.

CREATIVIDAD – LA DIMENSIÓN DEL SUEÑO

En TUUM no debe existir el absoluto, más bien las ideas distintas se construyen en la relación.

Nosotros queremos que el sueño pueda atravesar libremente nuestra conciencia para poder llevar esas ideas a la creación, que con su particularidad hacen de TUUM una perfecta unión entre tradición e innovación.

Nuestras ideas pueden nacer incluso frente a los problemas, ya que muchas veces las ideas vienen a la mente para resolver un problema que antes no existía, por lo tanto la idea no es algo abstracto, eterno o místico. La idea es un invento para ir más allá, incluso para superar un vínculo en donde los elementos constantes son la dimensión de la fineza y de la olteridad, que recorren constantemente cada momento. Cuando en las operaciones estratégicas de éxito se quiere alcanzar la aporía, es decir que se quiere encontrar el sentido, entonces se encuentra esta dimensión de alianza y de especularidad con los demás.

Nosotros creemos que las creaciones de diseño comercializable deben respetar una alta relación entre forma y sustancia, y según la filosofía del proyecto, que nace desde una relación espiritual, significa que fundamentalmente prevalezca “siempre” el enfrentamiento de ideas.

Este es el proyecto de TUUM, es decir, la “humilde presunción” de reproducir, con la realización de sus manufacturas, un modelo antiguo y explorar un mundo nuevo.

Antiguo porque en el ejercicio de su acción se vuelve a realizar un humanismo integral, recuperando los valores de nuestra tradición, sobre los cuales hemos contruido nuestra civilización; nuevo porque se propone, dotados de equipaje, de explorar las nuevas rutas de la creatividad y del diseño.

No es necesario salir del desierto. Nuestra acción moral en el paisaje es hacer florecer el desierto. Si somos capaces de sembrar valores, podemos hacer florecer el desierto. Si no somos capaces de hacer esto, incluso si viviéramos en un maravilloso jardín, este se tornaría un desierto. Esto quiere decir volverse moralmente capaces.

El pacto es un acuerdo de intereses. Y es algo bueno, diríamos incluso necesario; pero no es lo máximo. Solo en el obsequio existe un avance absoluto. Si la ética se construye solo sobre el pacto, en el fondo está motivada por el interés. El salto más grande es el de estar disponibles para el otro. Y este es el regalo. Existe una palabra que lo señala y se llama “amor”. La culminación de la ética es la capacidad de amar.

S. Natoli